Noticias
Icono descriptivo

Me pregunto y os animo a que os preguntéis

20 de mayo de 2020

Compartimos el saludo con que Miguel Salamanca, presidente de la asociación, abrió la reunión a distancia de los centros de AESECE en Madrid el pasado 19 de mayo de 2020.

Queridos amigos:                                                                                                                                             

Me atrevo a haceros una pregunta, una pregunta difícil, una pregunta de cuya respuesta podremos extraer la medida de la situación que estamos atravesando. ¿Dónde vas a estar el 15 de junio; o el 15 de julio; el 15 de agosto; y el 15 de septiembre? ¿Dónde y haciendo qué? Cualquier otro año, responder por estas fechas a esta cuádruple pregunta habría resultado sencillo: “el 15 de junio en una reunión de evaluación, o redactando la memoria académica; el 15 de julio terminando los últimos trámites del curso próximos a cerrar el colegio; el 15 de agosto en la Costa del Sol, en Asturias, en París, en la Sierra de Guadarrama…; el 15 de septiembre con todos los alumnos en el patio o en el salón de actos inaugurando el curso, en la primera clase, en el primer claustro..."

Atravesamos una situación inédita y extrema. Por inédita, nos enfrenta a un escenario completamente novedoso, extraño. No solamente a la extrañeza de hoy, sino a la extrañeza del próximo curso. Que, ocurra lo que ocurra, será muy diferente a los anteriores. Los alumnos que vuelvan a las aulas serán diferentes a los que las dejaron; también sus familias habrán cambiado; y nuestros profesores y demás trabajadores. Nuestras instituciones y centros encaran, con toda la sociedad, una transformación de nuestras percepciones, miedos, anhelos y costumbres. Y esas transformaciones afectan a nuestra idea del mundo, de la humanidad, de las relaciones, de la vida cotidiana, del aprendizaje, el conocimiento, el trabajo, el consumo, los derechos, la economía, la política, la educación… 

De modo que podemos preguntarnos, y os animo a que os preguntéis: ¿cómo nos estamos preparando para recibir a esta humanidad nueva que volverá a nuestros centros, para detectar sus nuevas necesidades, para adaptarnos a sus nuevos modos de aprender?

Pero además de inédita, esta situación es extrema. No solamente porque, de momento, ha resultado en miles de muertes. Ni porque muchos seres humanos, vecinos de cerca o vecinos nuestros de lejos, se enfrentan a una pobreza personal que no habían conocido. También porque todo ello ha estresado muchas de las capacidades de nuestra sociedad, su tejido ciudadano, público; también nuestra capacidad de reflexión, nuestros valores compartidos, nuestras creencias (las que profesamos y, sobre todo, las que de verdad albergamos). Nuestra capacidad de ponernos de acuerdo, de inventar, de imaginar. Y esto nos afecta como personas y como directivos escolares, así como afecta a nuestros centros. Sacando a relucir muchas de nuestras fortalezas, con las que hemos contado para enfrentarnos a ello; pero apreciando asimismo nuestras debilidades, que han aflorado, tal vez más dolorosamente que otras veces.

De modo que podemos preguntarnos, y os animo a que os preguntéis: ¿qué fortalezas y debilidades de nuestros centros ha puesto sobre la mesa esta situación y la respuesta que estamos dando?

También se está poniendo a prueba una capacidad que me parece muy interesante: la de sostener en el tiempo nuestra resistencia, nuestra resiliencia. No es lo mismo prepararse para correr 100 metros que para participar en una marathon. Tanto como nos estábamos habituando a desafíos breves y con solución clara, esto va durando. Y estamos entrenando (a la fuerza) nuestra capacidad de resistir, nuestra resiliencia a largo plazo, nuestro fondo.

De modo que podemos preguntarnos, y os animo a que os preguntéis: ¿qué entrenamiento necesitamos y necesitan nuestros alumnos para ser más capaces de enfrentarse a situaciones de largo recorrido?

Además, en el mundo que nos había tocado vivir, y que pertenece ya al pasado, muchos de nosotros convivíamos poco y mal con la incertidumbre. Una falsa promesa de seguridad y control nos hacía pensar que estaba claro, por ejemplo… dónde íbamos a estar el próximo 15 de junio, y de julio, y de agosto, y de septiembre… Ahora nos estamos organizando todos tal vez usando una estrategia de escenarios posibles, preparando diferentes situaciones y conscientes de que hay un margen de probabilidad, pero ignorantes de cuál es el calibre de ese margen.

De modo que podemos preguntarnos, y os animo a que os preguntéis: ¿cómo se organiza una escuela, que tiene vocación de entorno seguro en primer lugar para los alumnos, pero también para las familias y para sus trabajadores, en armoniosa convivencia con la incertidumbre?

Y, voy terminando, situándonos en el centro de nuestra actividad, de la misión que la sociedad, de un modo u otro, nos asigna, y a la que nosotros tratamos de responder dando lo mejor de nosotros y de nuestras instituciones, podemos preguntarnos, y os animo que os preguntéis: ¿qué papel está jugando la escuela en un momento de crisis general y compartida?, ¿qué se espera de ella, qué se le exige?, ¿es coherente eso que se nos exige con nuestra función social?, ¿qué valores están en transformación con esta vivencia y quién los acompaña y educa?, ¿qué transformación de nuestras escuelas ha empezado ya?, ¿qué vamos a tener que resolver en los centros que la instancia administrativa y política no va a ser capaz?, ¿cómo quedaremos económicamente? 

Sea como sea, sospechamos que, una vez más, los que nos embarraremos las manos resolviendo, ajustando, decidiendo, abriendo puertas, instalando mamparas o comprando mascarillas, vamos a ser nosotros; y también, los que inventaremos la manera de evaluar sin perjudicar a nuestros alumnos; y los que encontraremos la forma de seguir siendo viables tras esta crisis, porque, amigos, en una sociedad nueva, en un mundo diferente, con retos inéditos, vamos a seguir siendo vitales, y por esa razón, tenemos que iniciar también nuestra propia transformación.

MIGUEL SALAMANCA

Volver
  • Santander '2020
  • Asamblea Sevilla 2018
  • Asamblea Palma 2017
  • Toledo 2016
  • Valencia 2015
  • Asamblea AESECE 2014
  • Escuelas Católicas
  • Educa con TIC
  • Revista Educación 3.0
Contador de visitas: 0660403Contador de visitas: 0660403Contador de visitas: 0660403Contador de visitas: 0660403Contador de visitas: 0660403Contador de visitas: 0660403Contador de visitas: 0660403